jueves, 20 de enero de 2022

Apocalipsis 16

Capítulo 16: Las siete copas de la ira

A. La primera copa: úlceras malignas (v.1-2)

La tarea de los ángeles es obedecer. Serán tiempos angustiosos. Las plagas se parecen mucho a las plagas de Egipto. La voz, probablemente, es del mismo Cristo, o del Padre, por tanto, la voz viene del santuario y todos están fuera de él. Además de dolorosas y extendidas, las úlceras eran ciertamente fétidas (Ex 9:9). Lo más impresionante no son las plagas, sino la insistencia de los hombres en no arrepentirse, demostrando así la obstinación del pecador.

 

“Estas llagas repugnantes y dolorosas, como la plaga de llagas supurantes que solo afectó a los egipcios, aparecen solo en los incrédulos, personas que tenían la marca de la bestia y adoraban su imagen. Según el v.11, a pesar de estas dolorosas heridas, el corazón de estas personas, como el de Faraón, permanece duro e insensible: nunca dan la espalda a sus pecados y glorifican a Dios (v.9), al contrario, lo maldicen hasta el final. (v.21).”[1]

 

B. La segunda copa: sangre en el mar (v.3)

El mar se convirtió en sangre como de muerto, como sangre descompuesta y coagulada, causando muerte. En la segunda trompeta solo murió una tercera parte, aquí, la vida marítima terminó en su totalidad. Será un duro golpe para la economía mundial.

 

C. La tercera copa: sangre en agua potable (v.4-7)

En la tercera trompeta solo la tercera parte fue afectada por el ajenjo, aquí toda el agua potable es afectada por la sangre. Cada ángel tiene una responsabilidad específica, como se ve en este y otros versículos. No había necesidad de esta declaración, pero es oportuna para la humanidad, para que todos recuerden que no hay injusticia en estas terribles calamidades. Es la venganza de Dios contra los asesinos de los profetas y santos. Ellos derramaron su sangre, ahora tendrán que beber sangre del agua potable (que, por supuesto, ya no lo es). Debajo del altar están los mártires. Su pedido de venganza es respondido en este momento (6:9, 9:13).

 

D. La cuarta copa: quemaduras en los hombres (v.8-9)

En la cuarta trompeta se oscureció la tercera parte del sol, pero aquí el calor del sol aumenta excesivamente. También se puede decir que la capa protectora de la tierra (ozono) se ve afectada, ya que los hombres se quemarán. Aún con esperanzas en el anticristo, maldicen al Dios Verdadero. Su situación física era la siguiente: úlceras generalizadas en todo el cuerpo, calor insoportable que les quemaba la piel, sin agua fresca y limpia para refrescarse, beber y curar sus heridas. Aun así, no se arrepintieron. No necesitamos pensar que en el Lago de Fuego será diferente.

 

E. La quinta copa: dolores (v.10-11)

El trono de la Bestia estará en la capital del imperio, es decir, Roma, probablemente. No tenemos forma de saber si será la Roma que conocemos hoy o en otro lugar. No sabemos si esta oscuridad llegará a todo el mundo o solo al centro del poder de la Bestia. Los hombres se mordían la lengua de dolor. Con esto tenemos una vaga idea de la intensidad del mal físico. No habrá ningún engaño en esa época. Sabrán que el Dios del cielo es el que envía toda clase de plagas, pero seguirán siendo rebeldes. Esta es la naturaleza humana caída por el pecado y sin arrepentimiento. No hay razón para pensar que el Lago de Fuego será diferente, seguramente blasfemarán de Dios eternamente.

 

F. La sexta copa: sequía del Éufrates (v.12-16)

1. La batalla final que tendrá lugar en la tierra será contra Palestina. Dios hace que el río Éufrates se seque para dar paso al ejército del oriente. Quizás China en alianza con Rusia. En la sexta trompeta también se menciona el río Éufrates, solo que los ángeles caídos salen de un abismo cercano. La sequía del río Éufrates puede o no ser literal, ya es probable que las guerras futuras no sean por tierra. Lo que importa es que no habrá impedimento para que este ejército ataque a Palestina (v.12).

 

2. Son espíritus demoníacos. ¿Por qué la analogía con la rana? Quizá para continuar la secuencia mantenida hasta ahora con las plagas de Egipto. La misión de estos demonios es reunir a los gobernantes de las naciones contra Dios. Al atacar a Israel, pensarán que atacan a Dios (v.13-14).

 

3. Esta es la tercera bienaventuranza. Guardar las ropas significa andar en pureza. Velar es esperar la Parousía. Como en el caso de las vírgenes prudentes que esperaban al novio. Armagedón en hebreo Har-Magedón = Monte Meguido. Es curioso que es solo llanura, no hay montañas. La posible explicación es que, aunque se menciona este lugar como punto de referencia, en realidad la batalla se extenderá desde Bosra, en el sur, hasta el Líbano por el norte (Is 63 y Joel 2:1-11). En esta extensión hay valles y montañas (v.15-16).

 

G. La séptima copa: gran terremoto (v.17-21)

1. No hay nada más nada en la tierra, por lo tanto, es lanzada al aire. La obra fue completa. La voz viene del santuario y debe ser del Padre o de Cristo. Mientras que en la Cruz el mensaje “Consumado es” fue un mensaje de esperanza para el pecador; aquí el mensaje “Hecho está” es el fin de toda esperanza. Este terremoto tomará proporciones universales, es decir, el terremoto no solo será en Jerusalén, sino en todos los continentes. Es muy posible que los polos se muevan, haciendo que la corteza terrestre se deslice (v.17-18).

 

2. La gran ciudad en este capítulo se refiere a Jerusalén. Babilonia será mencionada en el próximo capítulo. No se menciona nada sobre los daños en Jerusalén. Dios se acordó de Babilonia para castigarla, pero esto se estudiará más adelante. Las islas y las montañas huyeron. Esto muestra cuán grande y fuerte será este terremoto mundial. Este terremoto solo podría haber sido en ese momento, que es el final de la Tribulación. Caen enormes granizos, cada uno con un peso aproximado de 35 kg. Los hombres continuaron en su obstinada incredulidad (v.19-21).

 

 

 

 

 

 

 

Las siete copas de la ira de Dios (Apocalipsis 16)

1. La primera copa: las úlceras malignas (v.1-2)

2. La segunda copa: sangre en el mar (v.3)

3. La tercera copa: sangre en el agua potable (v.4-7)

4. La cuarta copa: quemaduras en los hombres (v.8-9)

5. La quinta copa: dolores (v.10-11)

6. La sexta copa: sequía del Éufrates (v.12-16)

7. La séptima copa: gran terremoto (v.17-21)



[1] Comentário Judaico do Novo Testamento, pg. 906 – David H. Stern (Editora Atos - São Paulo – 1ª ed. 2008 -

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario